sábado, 4 de agosto de 2012

Cambiando de armadura.



Imagínese que nada más nacer le pusieran una armadura medieval, adecuada para su tamaño, todo iría perfecto, muy bien protegido, pero a la hora de crecer se encontraría en un gran “aprieto”, lo más lógico sería quitarse la armadura y hacerse con otra un poco más holgada, que ya iría llenando, pero esta no es la estrategia que siguen los crustáceos.

El cuerpo de los crustáceos está cubierto por una cutícula, su armadura. La cutícula es producida por la piel que queda justo debajo, y está formada por varias capas:
  • Epicutícula: capa formada por proteínas y lípidos.
  • Procutícula
    • Exocutícula: capa formada por proteínas, sales de calcio y quitina
    • Endocutícula
      • Capa principal: capa con mucha quitina y altamente calcificada.
      • Capa membranosa con quitina y proteínas

Antes de cambiar la cutícula, proceso conocido como ecdisis, las células de la epidermis aumentan de tamaño y se separan de la endocutícula, seguidamente comienzan a sintetizar una nueva epi y exocutícula sobre su piel, justo en el hueco que queda con la cutícula antigua.

Para deshacerse de la cutícula antigua cuenta con unas enzimas capaces de degradar la endocutícula. Estas enzimas son secretadas sobre la nueva epicutícula, de modo que degradan la endocutícula antigua.

Una vez que la endocutícula antigua se ha degradado, para poder liberarse de su antigua epicutícula y exocutícula, el animal bebe mucho agua para poder aumentar su volumen, así genera una presión interna capaz de destruir el antiguo exoesqueleto.

Una vez fuera, el animal mete el estirón, y se produce la endocutícula.

En resumen, y volviendo al ejemplo de la armadura, los crustáceos cuando tienen que crecer, en vez de deshacerse de su armadura y producirse una nueva, forman una nueva, pero flexible, dentro de su armadura vieja, destruyen desde dentro la armadura vieja, y entonces ya liberados, crecen y endurecen la nueva armadura.

Bibliografía:
Principios integrales de zoología. Hickman, Roberts y Larson, 2001. Zoología, 10ª Edición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada